Nicholas Oldland: El castor estressat (El castor estresado)

Hace no mucho tiempo empecé a leer los libros de Nicholas Oldland y la verdad es que me encantan. En España Símbol Editors ha publicado tres de sus libros en lengua catalana. Este libro salió en 2011.
Nicholas Oldland, el autor e ilustrador del libro, durante muchos años ha hecho dibujos en pijamas para niños antes de dedicarse a los libros infantiles. Siempre quería escribir un libro infantil que se pudiese llevar a la cama y que se complementase muy bien con los pijamas ilustrados por él.

El castor estressat (El castor estresado), en inglés publicado como The busy beaver, es un libro lleno de humor, ingenio y no necesita el texto porque las ilustraciones ya transmiten estupendamente la historia. Sinceramente, a mi me gusta más el titulo en catalán que el original. Tiene más gracia, atrae más la atención. La historia es muy original y detrás del humor tiene un mensaje definido e importante.

El personaje principal de este libro al principio no es un castor muy amable, pero en algunos momentos es muy divertido. Nuestro castor es un animal que actúa antes y piensa después. Se comporta como si fuese el único animal en el bosque, no le importan mucho los demás ni que consecuencias pueden tener sus acciones. Es un poco egoísta, pero el problema es que es inconsciente, no tiene objetivos bien pensados. Roe los árboles sin parar, muchos más que los que necesita para hacer su casa, parece que eso es lo único que le importa. Alguna vez hace que un árbol caiga sobre la cabeza del oso, otra vez empieza a morder la pierna de un ciervo pensando que es un árbol. Cada vez hace algo que molesta y hace daño a sus compañeros del bosque. Deja los árboles medio mordidos y, aún peor, deja todo el bosque liado.

Después los desastres provocados como consecuencia de sus actos, pasa algo que va a hacer a reflexionar a nuestro castor, que va a cambiar totalmente. Un día mordiendo un árbol, este se cae en su cabeza. En este momento va entender que todo que ha hecho lo ha hecho muy mal. A partir de entonces empieza una nueva vida con un final típico de los cuentos, va a arreglar todo que ha deteriorado o ha destruido, va pedir perdón a los demás, sorprendiendo a los habitantes del bosque.
Las ilustraciones de Nicholas Oldland crean un mundo sencillo, sin muchos detalles. Usa más el color marrón y azul. La figura del castor es muy graciosa.

Este libro precioso puede enseñar a los niños la manera de comportarse con los demás, pensar bien antes de actuar, y cuidar bien la naturaleza y todo que nos rodea.

Además es un sutil alegato contra el consumismo exagerado sin necesidad.

Aquí se pueden ver algunas páginas del libro en inglés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: