Posts tagged ‘Proyecto Internacional de Cuentos Allende Los Mares’

mayo 31, 2014

Fatemeh Haghnejad – Nóra Majoros: نازک نارنجی

Beyond the Seas, International Fairytale Project in Hungary
El Proyecto Internacional de Cuentos Allende Los Mares, Hungría

Translated by Ágnes Dr. Németh Kalotáné

Mufurc_perzsa_01

Illustration made by Fatemeh Haghnejad, Iranian artist

Illustration made by Fatemeh Haghnejad, Iranian artist

read more »

mayo 31, 2014

Cosei Kawa – Roland Acsai: The Fish God

Beyond the Seas, International Fairytale Project in Hungary
El Proyecto Internacional de Cuentos Allende Los Mares, Hungría

Translated by Luca Szabó

A fish is coming through the air. It is floating quickly, wagging its tail fin. When it gets above them, they can see that it is half-human and half-fish. They can see its two legs behind its fins, and instead of breast fins, it has two skinny arms. From beneath the mouth of the fish, a child’s face is looking at them, an innocent, pure, expressionless and timeless face. The fish swims to them, and stands right next to them on the ground. The two skinny legs can hardly hold the huge, silver body. The creature can’t usually need them in such conditions. The boy and the girl are looking at the fish child suspiciously, even though they can see it is not carnivorous.
“Who are you?” the boy asks.
“I am the god of fish,” it answers in a tiny voice. “What are you doing here, so far from home?”
“We are looking for Yin and Yang, my pollywogs,” the girl says.
“You are quite near them, so near that you might have found them. Look!” the Fish God points at the sky, and out of nowhere, two plates of a scale descend on long chains. “Step on the plates.”
The boy and the girl obey. The scale tilts, then the two plates stop at the same height.

Ilustración hecha por el artista japonés, Cosei Kawa

Ilustración hecha por el artista japonés, Cosei Kawa


“See? The balance,” the Fish God tells them.
“How can this be?” the boy wonders. “I am heavier than my companion.”
“This scale only measures the weight of your hearts.”

read more »

mayo 28, 2014

Javier Zabala – Julianna Imola Szabó: Michi Maúllo

El Proyecto Internacional de Cuentos Allende Los Mares, Hungría
Texto traducido por Busi Zombory
Revisado por Oscar Godoy Balil

Lengüita de gato. Riña de gatos. Bigotes de gato y un chaquetín. Llegó la noche, lenta, con los hombros cargados de tantas estrellas. Todo dormía, pero Michi Maúllo seguía despierto. No se le querían cerrar los ojos. Es decir, a lo mejor sí querían, pero solo uno. Y al otro no sabía por dónde buscarlo. El pícaro azulado se había escapado otra vez. Casi siempre iba a visitar a su mejor amigo, Javier, que vivía en León. No le importaba la enorme distancia, solo tenía que pensarlo y ya estaba allí. A ese ojito izquierdo le encantaba ver mundo. Había estado ya en un jardín japonés, en el circo ruso, en bicicleta por Suecia y en una heladería italiana. Las ganas implacables y su enorme curiosidad lo llevaban por todas partes. Mientras, Michi Maúllo podía quedarse esperándolo. Se acomodaba en el tejado caliente a esperar. Maullaba a veces, un poquito, y seguía sentado. Al ojito izquierdo le encantaba llegar tarde. Michi Maúllo ya le había dicho qué tipo de ojo era, que no llegaba a casa hasta la sonrisa plateada de la luna ni hasta el resplandor de las estrellas. El ojito izquierdo se reía y se arrebujaba junto al derecho. Muy tranquilos, se frotaban los párpados y se quedaban dormidos. Nunca peleaban. Solo una vez, cuando el doctor quiso recetarle gafas a Michi Maúllo porque había confundido la leche con las espinacas en la bolsa de compras de doña Miriam. Se asustaron los dos ojitos, ¿un gato con gafas?, y desde entonces no se empañaron más.

Ilustración hecha por Javier Zabala, artista español

Ilustración hecha por Javier Zabala, artista español

Se estaba haciendo tarde y el ojito aventurero no llegaba. Cuando iba a visitar a Javier, tardaba más de lo normal. Porque en la casa de Javier había olor a pintura y los pinceles cantaban, apoyados unos en los otros.

read more »

mayo 27, 2014

Viive Noor – Ágnes Mészöly: Sira y Drisnavar

El Proyecto Internacional de Cuentos Allende Los Mares, Hungría
Traducido por Amarilla Lippai, Erzsébet Nyári y Fanni Fodor

El País de los Lagos Azules estaba escondido entre montañas que se alzaban hasta el cielo. En el mundo no se conocía otro lugar tan rico y feliz: gráciles cisnes blancos como la nieve paseaban en los lagos azul turquesa, mientras a orillas del lago la gente cultivaba la tierra con sonrisa tranquila. Los cisnes guerreros protegían muy eficazmente las fronteras del imperio con sus picos afilados y alas enormes. Desde que existían palabras para contar historias, el enemigo no había entrado en el país, a pesar de que numerosos pueblos querían dominar este valle maravilloso. La gente apreciaba y respetaba los pájaros: los ayudaron con todos los bienes en el tiempo de paz, y durante las guerras les preparaban corazas ligeras pero invulnerables.
Un rey especial reinaba en el país, cisne en cuerpo humano, y humano en cuerpo de cisne, que cambiaba de forma y de piel. Esta capacidad del rey, que se heredaba de padre a hijo, era el símbolo y la garantía de la alianza entre los dos pueblos. Su palacio, en que vivían cisnes y humanos, estaba en una isla flotante. Y en la habitación más espléndida vivía el rey y su bellísima esposa.
Su único hijo, Drisnavar, quien ya había dejado atrás los tiempos fabulosos de la infancia, dirigía las batallas en la frontera del este. No había nadie que fuera más valiente en el país, todo el mundo le respetaba y quería, porque tenía un corazón amable y un alma como la superficie de los lagos azules en calma chicha.
Un día el rey llamó a su hijo. Drisnavar voló displicente desde los puertos de montaña y sacudió las plumas coceando delante del trono de su padre y su madre.
–¿Qué es tan importante, Su Majestad, que me habéis hecho llamar? –preguntó impaciente–. Las batallas se han recrudecido, el ejército necesita un jefe.
–El ejército tiene numerosos jefes –contestó su padre–, pero el país tiene sólo un príncipe heredero. Tú tienes tareas más importantes.

Ilustración de Viive Noor, artista estoniana

Ilustración de Viive Noor, artista estoniana


–Ya somos viejos y pronto tú tomarás nuestro lugar. –Añadió su madre–. Sin embargo, antes de la coronación, tienes que buscar una esposa. Tienes que irte allende las montañas y traer una mujer de tierras foráneas como tu padre y su padre lo hicieron.

read more »

A %d blogueros les gusta esto: